Nuevas prioridades que marcan bienestar laboral: Conoce novedosas medidas para aplicar a tu empresa

El salario, posibilidad de home office u ofrecimiento de especialización, antes requerimientos anhelados por cualquier trabajador para proyectarse en un empleo, en la actualidad son beneficios básicos con los que debe contar la empresa. En reemplazo de ellos y siguiendo el dicho “los detalles marcan la diferencia”, hoy recogemos algunas facilidades que en la práctica, pueden ser más ventajosas para optimizar el rendimiento de los trabajadores.


# Evaluación de espacios de trabajo
Una de las molestias más recurrentes de los trabajadores chilenos es la cantidad de horas diarias que deben pasar en la oficina, lo cual se traduce directamente en cuan cómodos se encuentran durante la permanencia en su puesto de trabajo. Este factor de vital importancia ha promovido que ejecutivos en altos cargos se re planteen la distribución interna de oficinas. Hoy las empresas de tecnología llevan la delantera en esta materia al destinar salas con fines de esparcimiento o espacios abiertos tipo living para que el trabajador pueda cambiar de ambiente sin abandonar sus responsabilidades.

Para comenzar a implementar estos nuevos formatos de oficina puedes analizar el estado de tus computadores, garantizando a tus trabajadores que éstos cuenten con la potencia, espacio y rapidez necesaria para ser eficientes, una máquina de café, snacks o líquidos, así como una buena silla ergonómica, todos que contribuyen directamente con la satisfacción del trabajador.

# Énfasis en la salud laboral
Si quieres ahondar más allá del mejoramiento del espacio físico, una buena iniciativa es enfocarte en promover la salud de los trabajadores mediante prácticas muy sencillas. Cursos de manejo de estrés o relajación podrían contribuir a, en el corto plazo, aumentar la productividad laboral y colectiva. Ellos no necesariamente deben sumar tiempo a los trabajadores fuera de su horario formal. Lo recomendable es, una vez a la semana, establecer una hora en que un experto visite la oficina y, voluntariamente, los empleados se sumen a participar.

# Alimentación como motor del trabajo
La hora de colación restringida a 60 minutos, o por el contrario, extensos almuerzos fuera de la oficina, muchas veces no son significado de una alimentación saludable. Para evitar que en el horario post almuerzo baje la productividad, una útil medida está en ofrecer un menú variado al mediodía lo que contribuirá a disminuir la fatiga. Junto con ello es conveniente establecer un espacio destinado para el almuerzo donde quienes compran alimentos durante las horas de trabajo y quienes prefieren traerlo desde casa puedan compartir.

Puedes reforzar la alimentación saludable con la organización de actividades deportivas dentro de la empresa. Ello no quiere decir que el empleador deba hacerse cargo de crear y llevar a cabo una actividad, sino premiar a los trabajadores que de forma independiente quieran hacerlo. Un buen ejemplo es colaborar con los costos de la actividad física en que incurre cada uno, disponer de un estacionamiento de bicicletas impulsando esta forma de movilización, o adherirse a programas que desincentiven el consumo de tabaco.

Todos estos detalles representan un reforzamientos positivos en la rutina laboral, que una vez que sean introducidos a tu empresa, cambiarán la actitud y disposición de los trabajadores a ser mejores personas tanto en lo profesional como en lo personal.

    Leave Your Comment Here